Retroceso de Derechos Humanos en Estados Unidos – Avances significativos en China

Internacional 2017-03-15 19:14:45 CRI

Autor: Dr. Heinz Dieterich

Universidad Autónoma Metropolitana

Science Advisor to the University President

Director, Center for Transition Sciences (CTS-UAM)

Vice President, World Association for Political Economy (WAPE)

Coordinator, World Advanced Research Project (WARP)

Retroceso de Derechos Humanos en Estados Unidos - Avances significativos en China

1. Washington: violador global

No hay duda que el principal violador de los derechos humanos a nivel global es Estados Unidos. Esta característica se deriva del hecho de que es la potencia mundial dominante que, para proteger sus intereses imperiales económicos y geoestratégicos, ha cubierto el globo con una red de espionaje, bases militares e intervenciones. La reciente revelación de Wikileaks sobre el sistema mundial de hackers e intercepción electrónica de la CIA y del MI5 de smartphones, televisoras inteligentes y computadoras, verifica empíricamente que Washington viola diariamente el derecho a la privacidad de miles de millones de ciudadanos del mundo. Estos datos -la evidencia forense del crimen global-- confirman la información revelada en enero del año 2014 por la prensa británica (The Guardian), que la NSA estadounidense intercepta diariamente ilegalmente unos 200 millones de mensajes electrónicos. Es decir, tan sólo esa agencia de espionaje del Imperio viola cada día 200 millones de veces las leyes internacionales y derechos humanos de los ciudadanos de la sociedad global.

La inviolabilidad de la comunicación, de la casa y de la esfera privada es la base de la democracia burguesa desde la “Carta de las Libertades” inglesa hace casi 800 años. El hecho, de que Washington desconozca ese norma jurídica que es constitutiva no sólo para los derechos humanos, sino que es precondición para el respeto a la soberanía nacional y la convivencia pacífica entre los Estados, demuestra que está dispuesto a transgredir cualquier norma de la civilización moderna y, particularmente occidental, para imponer sus intereses imperiales, a la población mundial de 8 mil millones de personas.

2. Washington: violador regional

A nivel regional, nuevamente Washington es el delincuente número uno en la violación del derecho internacional y de los derechos humanos de los ciudadanos. Su constante agresión subversiva y militar contra gobiernos soberanos, como en Afganistán, Irak, Serbia, Siria y Libia, entre otros, son responsables de los flujos de millones de refugiados del Medio Oriente y África hacia Europa. Su sistema de capitalismo depredador en América Latina, combinado con la desestabilización de los gobiernos latinoamericanos que considera antagónicos, p.e. la Unidad Popular de Salvador Allende en Chile o el gobierno socialista de Cuba, origina el constante flujo masivo de inmigrantes hacia sus fronteras del Sur. El éxodo forzoso de estos seres humanos desde sus países de origen, víctimas de los intereses de dominación y explotación regional de la política estadounidense, destruye sus derechos elementales de vida y el derecho de vivir en paz y bienestar social. Son “daños colaterales” de la geopolítica estadounidense que en la pax americana no tienen importancia para la oligarquía americana.

3. Washington: violador nacional

En el tercer ámbito de la responsabilidad gubernamental estadounidense, el bienestar nacional de sus ciudadanos, la actuación irresponsable del gobierno es tan dramática como en los ámbitos regionales y globales mencionados. Al calor de las campañas electorales plutocráticas del año 2016, que costaron alrededor de 7.5 mil millones de dólares (sic); con la libertad de elección de la ciudadanía totalmente restringida a una selección plutocrática, entre una millonaria (Clinton) y un billonario (Trump) de la clase dominante; con un sistema político antidemocrático que llevó al candidato, derrotado por tres millones de votos (Trump), a la presidencia, ayudado por un golpe de Estado de la policía política del régimen, el FBI; y manipulado el electorado por las mentiras sistemáticas de ambos partidos y candidatos, el sufragio presidencial del año 2016 sólo puede calificarse como un fraude y una farsa electoral, inaceptable en una democracia que merezca su nombre. A tal grado, que sólo el 55% de los ciudadanos con derecho a votar acudieron a las urnas para hacer uso de este procedimiento constitutivo de legitimidad y legalidad del sistema político.

Calendario

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura