De un simple árbol hasta un bosque, la historia de Saihanba

Sociedad 2017-08-06 16:19:47 Xinhua

     A unos 400 kilómetros al norte de Beijing se encuentran largas franjas de árboles que tienen una importancia crítica para la calidad del agua y del aire en la capital de China.

  Se trata de un escudo ambiental que reduce las tormentas de arena.

  El bosque Saihanba purifica 137 millones de metros cúbicos de agua para el área de Beijing-Tianjin y puede emitir medio millón de toneladas de oxígeno, pero hace más de medio siglo no había ahí nada más que terrenos áridos.

  Zhao Yunguo, director de la oficina de manejo forestal, apuntó hacia un árbol, de unos 20 metros de alto, al que llamó "un árbol de mérito".

  "Hace 56 años, había sólo un árbol, éste. Sin él, no hubiera existido Saihanba", afirmó Zhao.

  Saihanba es una combinación de palabras chino y mongol que significa "bellas tierras altas". Hasta la Dinastía Qing (1616-1912), era una área de cacería real.

  Cuando la dinastía estaba en sus últimos tiempos, el emperador Tongzhi abrió el área para obtener madera y hacer frente al déficit del Estado. El área rápidamente se volvió estéril.

  Los esfuerzos para rehabilitar las tierras empezaron en la década de 1960. En octubre de 1961, un grupo de seis arboricultores realizaron una expedición al área y estudiaron la posibilidad de cultivar árboles ahí.

  "Encontraron este único árbol, parado solo en la vasta zona. Literalmente abrazaron el árbol, y todos lloraron", comenta Zhao.

  Si un árbol puede sobrevivir aquí, entonces millones de árboles pueden, y esa fue la esperanza de la gente en Saihanba. Alrededor de 56 años después, la esperanza se convirtió en realidad. El páramo árido es ahora un vasto bosque de 7,5 hectáreas.

 

 

  CULTIVAR SOBRE SUELO PEDREGOSO

  Plantar árboles en Saihanba, donde las temperaturas pueden descender a menos 43 grados, parecía algo difícil.

  En la década de 1960, jóvenes reclutas plantaron 427 hectáreas de alerces, pero difícilmente sobrevivieron, menos de ocho por ciento.

  "Traíamos retoños del noreste de China, y del sur, pero fue difícil para ellas sobrevivir al clima local", dijo Yi Guizhi, un cultivador retirado de árboles.

  La gente cultivó retoños, y los cuidó todo el año. "Sembramos semillas en primavera, las cuidamos en verano y otoño, y las protegimos en el invierno. Los retoños crecieron y echaron fuertes raíces, no eran tan altos, pero sí resistentes", señaló Yi.

  A través de los años, los árboles de Saihanba sobrevivieron a algunas de las peores sequías, heladas y plagas.

  "Casi conocíamos todas las técnica para mantener vivos a los árboles", comentó Wang Jianfeng, otro veterano cultivador de árboles.

  "Algunas plantas las cultivábamos en tierra durante dos años, y luego las poníamos en tarros por dos años para fortalecerlas lo suficiente, y después las trasplantábamos de nuevo a la tierra", cuenta.

  Los esfuerzos de cultivo no son raros en China, pero en ocasiones son inútiles debido a la falta de constancia en el cuidado.

  Para tener éxito, la gente de Saihanba fue persistente. En 2012, quedaban alrededor de 6.000 hectáreas de áreas pedregosas, donde plantar árboles era extremadamente costoso y difícil.

Calendario

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura