Los trabajadores chinos se esfuerzan por crear mejores productos

Sociedad 2017-05-01 19:41:32 Xinhua

    China es uno de los países industrializados más grandes del mundo y hogar de millones de trabajadores.

Con motivo del Día Internacional del Trabajo, Xinhua conversa con tres profesionales de la industria pesada, cuyas historias son representativas de la vida del trabajador en el país.

TRENES DE PRIMERA CLASE

Nacida en un pueblo remoto de la provincia central de Hunan, Zeng Yanmei progresó hasta convertirse en ingeniera sénior de la compañía CRRC Zhuzhou Locomotive.

Zeng diseña desde hace 18 años un elemento fundamental del chasis de los vagones de tren y metro: los llamados 'bogies'. Su trabajo ha ayudado a que los trenes 'hechos en China' circulen de forma segura y fluida por todo el mundo.

"Los diferentes trenes y ubicaciones requieren chasis distintos. Siempre tenemos que inventar algo novedoso. Cada innovación es un nuevo desafío para nosotros", explica.

A Zeng le encanta hacer lo imposible. El equipo que dirige ideó el bogie de metro de tipo A que batió el récord mundial de velocidad, con 120 kilómetros por hora.

También diseñó un bogie adaptado a las altas temperaturas de Africa.

Los productos y la tecnología desarrollados por el equipo de Zeng han reportado a la empresa más de 5.000 millones de yuanes y beneficiado de paso a industrias tales como la siderurgia y la electrónica.

La hija de Zeng la describe como "una adicta al trabajo que no sabe vestir".

Cuando la ingeniera termina un diseño, de inmediato regresa al taller para discutir con los trabajadores y modificar los planos atendiendo a sus comentarios.

Si sale de viaje de negocios, intenta viajar en tren siempre que puede y con frecuencia encuentra defectos.

"No olvidaré de dónde vengo. Aspiro a superar las dificultades de diseño para contribuir en mayor medida al transporte ferroviario de China", asegura.

VOLUNTAD DE ACERO

Chen Qifu, de 39 años, considera que su trayectoria profesional personifica la industria siderúrgica de China del siglo XXI.

Cuando en 1996 comenzó su carrera en una planta siderúrgica en Li'an, en la provincia de Hunan, su deber era ocuparse de el horno, pasando días entre ruidos atronadores, cubierto de suciedad.

"Cuando regresaba a casa después de una jornada de duro trabajo estaba cubierto de polvo y mis padres apenas podían reconocerme", recuerda.

La industria siderúrgica se ha transformado ante los ojos de Chen, que compaginó su trabajo con el estudio de un máster en la Universidad Central del Sur, en la capital provincial de Changsa, a donde iba y venía en tren nocturno.

Durante los últimos 18 años, Chen ha participado en más de 30 programas de investigación y desarrollo, ayudando a la fábrica a reducir el consumo de energía y ahorrar millones de yuanes al año.

En los últimos años, el sector del acero, lastrado por el exceso de capacidad, está en una espiral descendente y acumula drásticas reducciones de la producción.

"En este momento hemos de refinar nuestros productos para ganar a la competencia feroz", dice.

Su empresa, Valin Steel, se asoció con Arcelor Mittal para dedicarse a fabricar láminas de automóvil.

"Hemos mejorado nuestra técnica y ahora podemos producir 1.500 tipos de nuevas láminas de acero que resultan tres veces más fuertes que las tradicionales", destaca.

"El del acero ha dejado de ser un simple trabajo pesado", explica. "Necesitamos continuar mejorando para avanzar al ritmo de la competencia".


CLASE MAGISTRAL SOBRE TURBINAS

Con sólo escuchar su sonido cuando está funcionando, Wu Guolin sabe a grandes rasgos qué problema tiene la máquina. Para este ingeniero de 58 años de Hangzhou Steam Turbine, montar una turbina es como crear una obra de arte que merece su completa atención.

Wu tiene el título de "trabajador modelo nacional" y es un ingeniero puntero especialista en montaje avanzado y resolución de problemas de diseño de turbinas de vapor industriales, además de en tecnología de test preliminares de motores.

El camino a la excelencia no tiene atajos. "Hay que aguantar las adversidades para hacer bien el trabajo", avisa.

Durante sus primeros años de carrera, Wu siempre se quedaba en el taller hasta tarde por las noches practicando el ensamblaje y familiarizándose con el uso de las distintas herramientas.

Incluso hoy día, tras haber montado más de un centenar de unidades de turbinas de vapor, Wu no deja de aprender.

"No hay reglas para ensamblar turbinas de vapor porque son todas diferentes. Siempre hay nuevas técnicas que estudiar", subraya.

(Amanda)

Calendario

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura