Turismo prospera en frontera sino-rusa

Politica 2017-08-19 18:08:42

En un teatro de realidad virtual situado en Manzhouli, ciudad fronteriza entre China y Rusia, un grupo de turistas experimenta un vuelo sobre las vastas praderas de Hulun Buir, una sesión de buceo al fondo del largo Baikal y un apresurado escape del acecho de varios osos feroces en las montañas Gran Hinggan.

La película, que se proyecta en un parque temático local, muestra una combinación de las atracciones chinas y rusas que han convertido ciudades fronterizas como Manzhouli en destinos populares para los turistas nacionales e internacionales.

Xiao Long, de 26 años, estaba entre la audiencia. "He visto la arquitectura de estilo ruso de Manzhouli, el parque temático de muñecas matryoshka y los paisajes de estilo mongol, como las praderas", comenta. "Todos son mucho más impresionantes de lo que esperaba".

Con una población cernaca a los 300.000 habitantes, Manzhouli está ubicada en el noreste de la región autónoma de Mongolia Interior, en el norte de China. Es una de la ciudades fronterizas más grandes del país.

Según la autoridad municipal de turismo, un total de 6,82 millones de personas visitaron la ciudad en 2016, unas 600.000 de ellas rusas, generando ingresos por 11.600 millones de yuanes (1.740 millones de dolares), un 20 por ciento más que el año pasado.

"Ahora el transporte es más eficiente", asegura Xiao, quien voló a Manzhouli desde Beijing y luego recorrió la ciudad en el coche de un amigo. "Eso es muy importante, ya que Manzhouli está en las profundidades de Mongolia Interior".

Ahora la ciudad cuenta con 20 líneas aéreas domésticas y ocho internacionales, así como líneas ferroviarias y servicio de autobuses de larga distancia, que la conectan con decenas de urbes importantes chinas y extranjeras, como Hohhot, la capital regional, Beijing y Ulan Bator, capital de Mongolia.

En frente del histórico Hotel Manzhouli, tres turistas rusos de edad mediana gritan y cantan al ritmo de un espectáculo presentado en el balcón del hotel. "Estamos muy contentos de estar aquí", dice uno de ellos.

A finales de 2016, Manzhouli fue designada por la Administración Nacional de Turismo de China como una zona de demostración del "Turismo todos para uno", un término mencionado en el Informe sobre la Labor del Gobierno de este año, y que define una estrategia oficial que busca satisfacer la creciente demanda por productos y servicios turísticos y a la vez facilitar la transformación económica.

"El turismo ya representa el 15,6 por ciento de la economía de la ciudad", precisa Gao Wenhe, vicealcalde de Manzhouli. "Vamos a combinar todos nuestros recursos turísticos e integraremos el turismo al plan general de desarrollo de la ciudad", anuncia.

Para los turistas chinos, una de las principales atracciones de Manzhouli es la "Puerta Nacional", situada en la frontera con Rusia. La construcción, de color blanco y con una altura superior a los 40 metros, ofrece a los visitantes un amplio panorama del territorio ruso.

Un turista de 35 años, de apellido Wang, describe el edificio como "solemne y majestuoso". Viajando con su hija de siete años, Wang confiesa que uno de los principales objetivos de la visita a Manzhouli era ver la puerta.

Junto a ella está una "zona especial de comercio mutuo", donde se venden productos rusos libres de impuestos a turistas chinos y habitantes locales. Los turistas rusos también pueden comprar allí productos chinos exentos del pago de impuestos.

Yu Jing, gerente de la zona, asegura que en temporada alta, alrededor de 1.000 compradores chinos van a ella en busca de alimentos y artículos de uso diario. La mayoría de las tiendas son propiedad de sociedades establecidas por hombres de negocios de los dos países.

"Las aduanas chinas han facilitando los procesos de declaración y autorización", sostiene Yu. "Gracias a la Iniciativa de la Franja y Ruta, nuestro trabajo es ahora más fácil de hacer, y más eficiente".

Uns profesora de 24 años, de apellido Zhou, recurrió a una compañía de correo expreso para enviar a su casa los artículos que compró. Las compras la dejaron muy satisfecha, no así el alojamiento. "Fue lo único que no me gustó del viaje. Las instalaciones del hotel deberían ser mejoradas", advierte.

Calendario

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura