Colocasia con hilos acaramelados

2019-09-02 09:45:13
CRI
Dificultad:
-
Mi menú

Colocasia con hilos acaramelados

La colocasia con hilos acaramelados es un platillo típico de la gastronomía de Shandong, dicha provincia se halla en el curso inferior del renombrado río amarillo. La península Jiaodong, en la parte oriental de esta provincia, está bañada por los mares Bohai y Amarillo, por lo que su clima es templado. En sus zonas litorales abundan los mariscos y otros productos marinos mientras que en las interiores se crían y cultivan muchas variedades de animales, aves de corral, verduras, frutas y peces de agua dulce. Aprovechando plenamente estas favorables condiciones ambientales, los lugareños han desarrollado un arte culinario de muy alto nivel y a lo largo de muchos años han ido acumulando un sinfín de ricas experiencias.

La escuela de Shandong constituye una de las más antiguas e importantes escuelas culinarias de China, es por ello que casi todos los platos del norte del país han sufrido, en distinto grado, su influencia. Este es el caso de la escuela de Beijing, la que es relativamente joven, esta ha importado mucho de ella. La escuela de Shandong comprende principalmente dos estilos: el de Jinan, capital de la provincia y el de Jiaodong. Entre los platillos de Jinan destacan los salteados, guisados y fritos, los cuales se caracterizan por su sabor ligero, crujiente y tierno. Los platillos de Jiaodong han obtenido una gran reputación por su variedad de mariscos y pescados. Qingdao y Yantai, son ciudades bañadas por el mar, situadas en la península de Jiaodong, que gozan de mucha fama por este tipo de platos.

En muchas regiones de China, se mantiene la costumbre de comer la colocasia en la Fiesta de Mediados del Otoño (15 de agosto del calendario lunar). Antiguamente la gente llamaba a la colocasia como Guzhi, Yunai, Yugen, Yukui, Maoyu, etc. ¿Por qué la gente tiene la costumbre de comer colocasia en la Fiesta de Mediados del Otoño? Esta costumbre está relacionada con la siguiente leyenda.

Según se dice, en las postrimerías de la dinastía Han del Oeste (206 a. de J.C. -24 d.C.), Liu Xiu encabezó el ejército para pelear contra Wang Mang. Pero pocos días después de ser sitiado por las tropas de Wang Mang en una montaña, los cereales se le agotaron. Los comandantes y soldados estaban muriendo de hambre, por ello la moral del ejército era muy baja. En aquel entonces, las tropas de Wang Mang lanzaron un ataque con fuego, incendiando toda la montaña. El ejército de Liu Xiu enfrentaba el peligro de una liquidación total, en este momento tan crítico, cayó una lluvia a cántaros y rápidamente el fuego se apagó. Después de cesar la lluvia, la tierra emanaba un olor que se les hacía agua la boca. ¿Pero qué olor emanaba? Liu Xiu preguntó a los soldados y siguiendo el olor los soldados fueron a excavar entre las cenizas de las plantas, al poco tiempo encontraron que las colocasias que crecían en la tierra se quemaron, informaron a Liu Xiu que aquel olor provenía de la colocasia quemada. Liu Xiu fue a apartar las cenizas de plantas, tomó una colocasia caliente, le quitó la corteza y probó un pedacito, dijo con una sonrisa en su rostro que estaba muy sabrosa, posteriormente ordenó inmediatamente a los soldados que comiesen las colocasias para mitigar el hambre, los soldados que ya morían de hambre buscaron en cada rincón de la montaña las colocasias quemadas, ellos las comieron como si no hubiese un mañana. Después de comer, todos estaban muy llenos, y sus espíritus estaban regios como una piedra. Aprovechando la oportunidad, Liu Xiu ordenó romper el cerco y al final Liu Xiu y su ejército pasaron del peligro extremo a la seguridad total, además consiguieron la victoria. Tiempo después Liu Xiu se convirtió en el emperador y fundador de la dinastía Han del Este (25-220). Debido a que aquel día precisamente el 15 de agosto del calendario lunar, dictó el decreto imperial que todo el mundo tenía que comer la colocasia en el día de la Fiesta de Mediados del Otoño con el objetivo de conmemorar la benevolencia de la colocasia al mitigar el hambre de aquel día.

Comparte tu plato