Sopa de picaditas de res

2019-05-22 10:36:50
CRI
Dificultad:
-
Mi menú

Sopa de picaditas de res

La sopa de picaditas de res es un plato de la provincia de Zhejiang, la cual se ubica en el sur del delta de río Yangtsé y ocupa una superficie de más de 100 mil kilómetros cuadrados, además cuenta con 57 millones de habitantes. Los platillos de Zhejiang tienen sus propias características, una larga historia, además se le conoce como una de las ocho escuelas gastronómicas de China, la cual tuvo su origen desde la época neolítica y mediante mucha práctica y la acumulación de experiencia por parte de los antepasados del estado de Yue, esta pudo madurar durante las dinastías Han (206 a. de J.C.-220 d.C.) y Tang (618-907). Posteriormente por medio del desarrollo de las dinastías Song (960-1279) y Yuan (1271-1368), logró establecer y pulirlo durante las dinastías Ming (1368-1644) y Qing (1616-1912).

El delta del río Yangtsé es denominado desde tiempos remotos “la tierra del pescado y del arroz”. El afable clima del lugar y la tierra fértil proporcionan una gran variedad de verduras y peces, lo que crea unas condiciones favorables para el desarrollo de la gastronomía de esta provincia.

La presencia de abundantes recursos en aquel lugar ha influenciado intensamente en el desarrollo de la escuela gastronómica de Zhejiang. Entre sus productos más famosos se encuentran los reeves shad del río Fuchunjiang, esciena de Zhoushan, jamón de Jinhua, nata de requesón de soja de Hangzhou, brasenia del lago oeste, pato de Shaoxing, pollo de Yue, té de longjing, cámbaro de Zhoushan, entre muchos otros. Por ello gracias a sus recursos naturales y a sus esmeradas técnicas de cocina es que sobresale la escuela culinaria de Zhejiang.

En cuanto a este plato se cuenta una leyenda, según se dice, durante la época de la República de China, tres personas de la ciudad de Huzhou fueron a trabajar a la ciudad de Hangzhou. El primer vendía carne de res, el segundo vendía huevos, y la tercera persona vendía fideos de almidón de batatas. Un día, cuando se acercó a anochecer, vinieron unas policías quienes les hicieron levantar sus puestos, sin tener otra opción, los tres se vieron obligados a retirarse con las mercancías sobrantes. Anduvieron por la orilla del lago del oeste, en ello le dio mucha hambre y decidieron entrar al primer lugar que tuvieran a la vista. Entraron en un restaurante, pero nadie ordenó comida, porque ninguno de ellos quería invitar la cena o les daba vergüenza de ser invitados por otra persona. El dueño del restaurante entendió la situación y dijo “vosotros sois vendedores ambulantes de comida, podéis tomar algunos de sus ingredientes y yo voy a cocinarlos, además la casa invita el arroz, así podremos cenar juntos”. Los tres vendedores consideraron que la propuesta era muy buena, entonces aceptaron y cada uno contribuyó con una parte de su mercadería para que el cocinero la cocine. El cocinero utilizó sus ingredientes junto con cilantro, zanahoria y un poco de aceite de sésamo, así preparó una sopa, que resultó muy sabrosa. Los cuatro, incluyendo a los tres vendedores y el dueño del restaurante quedaron muy satisfechos. Los vendedores le preguntaron al cocinero cómo se preparó la sopa, él les contestó que fue concebida al azar. Posteriormente el dueño habló de esta experiencia con sus amigos y les recomendó probar aquella sopa, después de probarla, todos los presentes no escatimaron elogios, así poco a poco, este platillo obtuvo el nombre de “sopa de picadas de res del lago del oeste”. Tuvo tanta popularidad que los restaurantes locales lo imitaron continuamente, y en la actualidad es un plato muy famoso en todo el país.


Ingredientes:

Carne de res… 160g

Requesón de soja… 50g

Puerro… 2

Jengibre… 3g

Caldo de carne de vacuna… 500ml

Sal… 3g

Aceite de sésamo… 5ml

Pimentón… 2g

Salsa de soja… 5ml

Fécula… 3g

Vino de cocina… 3ml

Preparación:

Limpiamos la carne de res y la picamos. Al mismo tiempo en otro recipiente mezclamos un poco de vino de cocina, salsa de soja y fécula.

Después cortamos el puerro en tirillas y el jengibre en rebanadas.

Calentamos agua en la olla y cuando esté hirviendo, ponemos las picadas de carne para escaldarlas y luego sacarlas, además cortamos el requesón de soja en pedazos muy pequeños.

Añadimos el caldo de carne de res a una olla con agua, la calentamos y cuando esté hirviendo, añadimos los pedazos de requesón de soja, luego las picadas de carne de res y revolvemos.

Mezclamos la salsa con fécula con un poco de agua.

Ponemos la fécula remojada en la olla, luego la sal, el aceite de sésamo, pimentón, las tirillas de puerro y las rebanadas de jengibre.

Apagamos el fuego y ya está listo.


Comparte tu plato