Oreja de gato

2018-11-12 17:10:17
CRI
Dificultad:
-
Mi menú

Según la leyenda, este plato “Oreja de gato”,tuvo relación con la visita del Emperador Qianlong al lago del Oeste. Un día, el Emperador Qianlong de la Dinastía Qing (1636-1912) visitó “Liu An Wen Ying”, un famoso lugar pintoresco del lago del Oeste, el Emperador se disfrazaba de comerciante y alquiló un pequeño barco. El barquero era un anciano con barba blanca, remó el barco rápidamente y establemente. La nieta del barquero sólo tenía 11 años de edad, abrazó a un gato, miró de arriba abajo a este comerciante, en aquél día el Emperador Qianlong ,tenía mucho interés, charló con la niña, y echó la vista a los lugares pintorescos. Se sintió muy cómodo al ver los paisajes. De repente, el barco empezó a temblar, el viento se levantó, y el sol se cubrió por las nubes negras. El barquero supo que iba a llover, entonces hizo al invitado entrar en la cala, la niña ayudó a su abuelo a soportar el barco. Muy pronto empezó a llover. El abuelo y la nieta remaron con muchos esfuerzos el barco en el ojo del puente. Por un rato, la tormenta violenta arrollaba cubriendo el cielo. Al emperador Qianlong, que estaba en la cala y con poca vestimenta, le dio un escalofrío. La lluvia no pudo parar por un corto periodo de tiempo, el Emperador Qianlong sintió frío y tuvo mucha hambre, hizo al séquito preparar tallarines calientes. Al escucharlo, el barquero puso dificultades para hacerlo. Dijo: “Si hay harina de trigo en el barco, pero nadie sabe hacer tallarines.” El séquito dijo: “Nuestro dueño tiene muy alta exigencia en el sabor, prepara bien los tallarines y te damos muchas recompensas.” La niña dijo: “Abuelo, si no, puedo hacer granos de harina para el huésped. Estoy segura de que estará sabroso.” El barquero movió la cabeza y dijo: “No puede ser. Lo que comemos es una comida muy sencilla, ¿cómo se puede agasajar al huésped con esa?” El séquito dijo: “Sin otro remedio, si puedes hacerlo sabroso, es factible.” Al escuchar eso, la niña fue a la cala trasera a preparar la comida. Primeramente, agarró unos camarones en el plato, después se puso a quitar la cabeza y la cola, lo puso en la sartén. Luego trabajó la masa, torció con los dedos los pedazos de masa de forma muy fina. Muy pronto un tazón de granos de harina estaba listo. La niña también echó unas picadas de jengibre y ajo, vino amarillo y pimienta negra. El emperador Qianlong ,estaba tan hambriento que le gruñían las tripas, al oler el aroma tan bueno, lo comió a dos carrillos. No sólo estaba sabroso, con camarones rojos y sopa lechosa, la comida también presentaba el color muy atractivo. Después de comerlo, el Emperador Qianlong sintió calor. En este tiempo, la niña entró abrazando al gato. El Emperador Qianlong le preguntó: “Has preparado la comida que ha estado deliciosa.¿Cómo se llama?” La niña rió, diciendo que era sopa de granos de harina. El Emperador siguió: “¿Acaso no hay un nombre?” Precisamente,la niña echó un vistazo al gato, y dijo: “Se llama oreja de gato.” El emperador Qianlong ,elogió que era un nombre muy bonito. Dijo a la niña: “Con el objetivo de agradecerte, te hago un regalo.” Él desató un colgante de jade que llevaba consigo, y se lo regaló a la niña. En este tiempo, se despejó el cielo después de la lluvia, el Emperador Qianlong ,contemplaba el bonito paisaje hasta la puesta de sol en el barco. En el momento de la despedida, el séquito dijo silenciosamente al barquero ,que era el Emperador el que cogió el barco. Al escucharlo, el barquero y la niña se arrodillaron y tocaron el suelo con la frente.

Comparte tu plato