Sacima (Pastel dulce manchú)

2019-01-25 14:55:24
CRI
Dificultad:
-
Mi menú

Sacima (Pastel dulce manchú)

Sacima es un pastel dulce manchú, frágil y blando, y con un sabor a crema muy fuerte.

En cuanto a esta comida, se divulgan algunas historias. Una de ellas dice que cuando el emperador Taizu de la dinastía Qing fue a liberar encabezando un ejército, había un general llamado Sacima. Él siempre tomaba un pastel hecho por su esposa, que no sólo era sabroso, sino que también se podía conservar por un largo tiempo. El emperador Taizu lo probó y le preguntó qué era, sin embargo, esta comida no tenía nombre, entonces él la llamó con el nombre de este general.

También existe otra leyenda, que cuenta que en la dinastía Qing (1636-1912), había un general del ejército apellidado Sa, que le gustaba andar a caballo y cazar. Su afición después de cazar era comer un pastel y especialmente, no repetir la variedad de pasteles. Un día salió de caza y le pidió al cocinero que le preparare un pastel que nunca haya probado. En caso de que no le gustara, echaría al cocinero. Al escucharlo, el cocinero estaba muy nervioso. Descuidadamente hizo el pastel frito en pedazos. Con mucha prisa, él pegó los pedazos con azúcar, y volvió a freírlos. Inesperadamente el general del ejército lo sintió muy sabroso y preguntó qué era, el cocinero dijo sin pensarlo: “Sacima”. El general del ejército estaba tan alegre de que la comida se había nombrado con su apellido, que le terminó concediendo un gran permio al cocinero.

Es el pastel más famoso de la etnia man y ha sido registrado en muchos libros de la dinastía Qing (1636-1912). En los banquetes y en las ocasiones importantes, el pastel Sacima era una comida indispensable.

En el Qing Wen Jian (Diccionario de la dinastía Qing), también se registró la preparación de esta comida, allí se menciona que se utilizaba el fruto de la cambronera china para hacerlo. Posteriormente la gente también le añadió a este pastel pasas de uva, ciruelas, gelatina de azarolla, semillas de las cucurbitáceas, etc.

Hasta hoy en día, la gente puede comprar Sacima en las pastelerías o en los supermercados, habiendo muchas variedades de ellos. Sin embargo, quien esté interesado, puede hacerlo en su casa.


Ingredientes:

Harina de trigo...230 g

Huevo...3

Levadura química...4 g

Azúcar cristalizada...100 g

Azúcar de malta...230 g

Agua...65 g

Relleno de coco machacado...60 g

Cacahuete...10 g

Anacardo...10 g

Arándanos rojos...10 g

Pasas de uva...10 g

Fruto de cambronera china...10 g

Aceite...cantidad apropiada

Almidón de maíz…2 g

Mezclamos la harina de trigo, la levadura química y el huevo.

Trabajamos la masa hasta que quede redonda y lisa.

Tapamos la masa con una toalla húmeda para que se fermente por 20 minutos.

Alisamos la masa con un rodillo, hasta que la pasta sea de 2 mm de espesor.

Untamos el almidón de maíz en ambos lados de pasta.

Enrollamos la pasta y la cortamos desde el centro.

Cortamos la pasta en tiras de 2 mm de ancho y las separamos para que no se peguen.

Añadimos aceite en la olla, alrededor de 1 litros, pero sólo se consumen 100 gramos.

Encendemos el fuego, cuando el aceite esté casi caliente, ponemos las tiras de masa en la olla.

Freímos las tiras con fuego fuerte durante 1 minuto, hasta que se tornen amarillas y las sacamos.

Volvemos a freírlas en aceite, y las sacamos.

Añadimos agua, azúcar cristalizado y azúcar de malta en la sartén y hacerlo con fuego lento. Hasta que el azúcar cristalizado se derrita y aparezca mucha espuma, entonces ponemos los palillos en la miel de azúcar para ver si está pegajosa.

Cuando esté suficientemente pegajosa, echamos las tiras fritas en la miel, luego relleno de coco machacado, cacahuete, anacardo, arándano rojo, pasas de uva y frutos de cambronera china en la sartén. Lo mezclamos bien.

Ponemos los ingredientes mezclados en un plato grande y llano. Lo aplanamos fuertemente para que todos los ingredientes se peguen.

Ponemos el Sacima en la nevera por 30 minutos para que se enfríe. Luego lo sacamos y esparcimos por encima un poco del relleno de coco machacado.

Al final lo cortamos en pedazos pequeños.

Y ya está listo.


Comparte tu plato