El solsticio de invierno y costumbres para comer

2017-12-22 16:26:17
CRI
Dificultad:
-
Mi menú

El solsticio de invierno es uno de los 24 períodos climáticos del año solar, que comienza el 21 o 22 o 23 de diciembre. Es un festivo tradicional de la nación china, fue establecido en el período de primavera y otoño (770-476 a. de J. C.), cuando la gente empezó a utilizar el Guibiao (reloj de sol hecho con un cuadrante extendido y un gnomon que se usaba en la China antigua para medir la longitud del año del calendario solar y sus 24 períodos climáticos). En China, la gente en la antigüedad consideraba, que el día del solsticio de invierno era cada vez más largo, el yang (principio masculino o positivo en la naturaleza) empezaba a recuperarse, y además representaba el comienzo de una nueva circulación, por eso es un día de muy buen agüero. Desde la antigüedad, tanto la corte, como el pueblo común, prestaba mucha atención a este festivo. Se decía que el solsticio de invierno era más importante que la Fiesta de Primavera. A partir de la Dinastía Zhou (siglo XI-256 a. de J.C.), la gente ofrecía sacrificios a Dios y a sus antepasados en este día. En algunas regiones, todavía se mantiene esta costumbre.

El solsticio de invierno es una buena oportunidad para conservar la salud, debido a que el qi (espíritu vital) vuelve a ser próspero a partir del solsticio de invierno. Las actividades vitales empiezan a ser activas. Así que desde este día, si se sigue la calobiótica, se puede mantener buena energía.

En China, durante más de mil años, se han desarrollado diferentes costumbres de comer, formando una particular cultura gastronómica del solsticio de invierno.

El solsticio de invierno y costumbres para comer

En el norte de China, desde antigüedad hasta ahora, tanto ricos como pobres, mantienen la costumbre de comer raviolis en el solsticio de invierno. Hay una balada que dice que si no se comen raviolis en el solsticio de invierno, se caerán las orejas por la helada. Cuando el ambiente está frío y la tierra está helada, si se come un plato de raviolis calientes, la gente puede sentir gran calor en el corazón. También hay una leyenda relacionada con la costumbre de comer raviolis en el solsticio de invierno. Según se dice, el gran maestro médico Zhang Zhongjing, de la Dinastía Han del Este (25-220), elaboró una sopa de hierbas medicinales, él curó a mucha gente gratis de la perniosis de oreja. Para conmemorar a Zhang Zhongjing, el pueblo ha elaborado los raviolis, que se parecen a la forma de una oreja, con el objetivo de expresar el agradecimiento a este gran maestro médico. Vamos a ver cómo prepara los raviolis.

Ingredientes:

Harina de trigo: 500 g

Agua: 200 g

Relleno: cantidad necesaria

Zanahoria, espinaca y col violeta: cantidad necesaria

Preparación:

Cortamos las zanahorias, las espinacas y la col violeta. Luego, licuamos cada uno de estos ingredientes, por separado, hasta hacer un jugo. Tendremos tres jugos de tres colores diferentes.

Agregamos harina, agua y el respectivo jugo de las verduras en un recipiente para formar tres masas de color naranja, verde y violeta.

Amasamos las masas en forma de tiras y las cortamos en forma de bollos pequeños. A continuación y con la ayuda de un rodillo o palo de amasar, la amasamos hasta que nos quede la forma de un círculo.

Colocamos el relleno preparado dentro de cada una de las tapas circulares, juntamos los dos lados y les damos pequeños pliegues para crear la forma de los raviolis.

Comparte tu plato