¿Urbe inteligente o “aquí no hay quien viva”?

Reportaje y análisis 2017-09-06 15:55:36 China Hoy

El gran plan de Beijing con su futura ciudad satélite, Xiong'an

Por VERENA MENZEL

Los extranjeros evitan ir a China por la mala calidad de su aire, los bajos salarios y el alto costo de vida”. Así evaluó a China el corresponsal de la televisora alemana ARD, en un programa del telediario Tagesschau, emitido a principios de abril de este año. Además, afirmó que a los empresarios alemanes les resulta cada vez más difícil persuadir a sus empleados de trabajar en China, así como permanecer allí, trátese de empresas privadas o públicas.

¿Urbe inteligente o “aquí no hay quien viva”?

En meses recientes, Beijing, la capital de China, figuró varias veces en los titulares noticiosos debido a la grave contaminación del aire, el metro atestado de viajeros y los embotellamientos de tráfico en las circunvalaciones urbanas. La imagen fotográfica de personas utilizando máscaras, mezcladas con interminables desfiles de vehículos, quedó indeleble en la memoria de los occidentales.

Sin embargo, cabría preguntarse si la vida en las urbes chinas es realmente tan terrible. ¿Qué se puede decir sobre la vida urbana dentro del área capitalina? ¿Qué aporta en este sentido el proyecto de una nueva zona económica especial de alto nivel a las puertas de Beijing, según lo anunciado a principios de abril de este año? ¿Adquirirá Beijing el nombre de “Jingjinji” en un futuro próximo? Por lo pronto, al menos queda claro que para los occidentales este apelativo no pasa de ser más que un trabalenguas sin sentido.

Problemas comunes de las megaciudades

Para profundizar en el tema conversé con el alemán Peter Tichauer, un experto en Beijing nacido en 1960. Tichauer llegó a la capital china por primera vez a mediados de la década de 1980 para estudiar, y desde 2006 ha estado viviendo y trabajando aquí. Actualmente es el editor jefe de China Contact, una revista económica en alemán enfocada en China. Tichauer participó en su fundación hace 21 años.

“No pienso irme de aquí a ningún otro lugar”, afirma este alemán, que se ha convertido voluntariamente en un residente de Beijing. Cuando llegó, en 1984, todavía se veían cabras por las calles. La actual Tercera Circunvalación de la ciudad estaba en construcción. Más allá de su perímetro todo era pura aldea, algo que quizás hoy solo recuerdan los habitantes más veteranos de la urbe, que desde entonces ha devenido una pujante metrópolis. Beijing lucha contra los mismos problemas que enfrentan otras ciudades densamente pobladas.

Peter Tichauer insiste en que no regresará a Alemania ni a ningún otro lugar de Europa. ¿Le ha dado tan fuerte? Eso parece.

“Es bien cierto que la contaminación del aire es un problema. Sin embargo, me da la impresión de que nos hacemos más sensibles a este tema por obra de la tecnología moderna”, afirma este ex impresor offset devenido experto en China.

“En los últimos uno o dos años, el deterioro de la calidad del aire por una o dos semanas en Beijing con frecuencia deprime a la gente, pero no podemos pasar por alto lo que China está haciendo para mejorar la situación. En los pasados dos años, la calidad general del aire ha mejorado mucho. Si se compara con lo que ocurría hace un tiempo, la vegetación de Beijing y sus alrededores se ha expandido notablemente”.

Calendario

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura