La inversión extranjera en los servicios para el adulto mayor

Reportaje y análisis 2017-03-08 10:18:35 China Hoy Dang Xiaofei

El envejecimiento poblacional de China aumenta y la sociedad centra su atención en la industria de servicios para las personas de la tercera edad. Algunos la consideran una “mina de oro” después de la del sector inmobiliario. El gran potencial de este sector atrae inversión extranjera.

Perspectivas de un nuevo mercado en China

Desde hace tres años, la esposa de Wu Zhigao, periodista jubilado de la Radio Nacional de China y de 83 años, padece párkinson, por lo que decidió irse a vivir con ella a un asilo de ancianos. El esmerado trato recibido allí le ha devuelto la sonrisa a su pareja, y Wu se siente muy satisfecho.

El asilo de ancianos Tongxinyuan de la ciudad de Longyan, provincia de Fujian, recibe inversión y el
estilo de administración de Hong Kong. Cnsphoto

El asilo de ancianos Tongxinyuan de la ciudad de Longyan, provincia de Fujian, recibe inversión y el estilo de administración de Hong Kong. Cnsphoto

Pero al principio no quería enviarla al asilo. Después de 55 años de casados, se preguntaba: “¿Cómo puedo enviarla a ese lugar si está enferma?”. Su hijo trabaja en Shanghai y su hija gestiona una empresa en Beijing, y no tienen tiempo para cuidarla. Por su edad, Wu ya no tiene energía para atender solo a su mujer y tampoco quiso contratar una ayi (sirvienta), por lo que irse al asilo para ancianos fue la mejor opción.

Actualmente dicha residencia es como su propia casa. En la habitación de la pareja han colgado fotos del matrimonio y de la familia. Wu relata la historia de cada una: “Esa con mi hijo fue cuando obtuvo su maestría en EE. UU., la otra con mi hija cuando se graduó de la universidad, esta con mi nieta y en aquella otra está toda la familia en el Templo del Cielo”.

El caso de los esposos Wu es uno entre la gran cantidad de ancianos chinos. Según el “Comunicado de estadísticas sobre el desarrollo de los servicios sociales de 2015”, hasta finales de ese año se registraron 220 millones de personas con 60 años o más, un 16,1 % de la población total. De ellos, 143 millones son mayores de 65 años, un 10,5 % del total. Al mismo tiempo, el continuo descenso de la natalidad y el aumento de la esperanza de vida agravan el proceso de la vejez, lo que genera un aumento de las demandas en ese sector.

El concepto de los chinos sobre la vejez ha cambiado. Han empezado a pensar que es mejor “pedir ayuda a los asilos” en lugar del tradicional concepto de “mantener a los hijos para que estos les cuiden durante la vejez”. Una encuesta realizada por el periódico China Youth entre 2002 personas muestra que un 64,4 % considera que la antigua idea de “mantener a los hijos para que estos les cuiden en la vejez” está pasando de moda y un 44 % prefiere entrar en un asilo para ancianos.

Los datos de la Comisión de Trabajo para Personas de la Tercera Edad de China revelan que la demanda de consumo del mercado de servicios para los ancianos en el país representa alrededor de 3 billones de yuanes, cifra que alcanzará en 2050 los 5 billones. Algunos pronostican que ese sector sustituirá al inmobiliario después de 15 años, y llegará a ser el primero del país.