La sabiduría del PCCh en la administración rural

Reportaje y análisis 2017-03-06 09:16:48 China Hoy Lü Jie

Las amplias zonas rurales de China siempre se han considerado la base para el desarrollo social. El Gobierno Central ha promulgado durante 13 años consecutivos su “Documento Número Uno”, centrado en la agricultura, el campo y el campesinado, lo que demuestra la importancia de la gobernanza rural. Sin embargo, desde la reforma y apertura, con el creciente desarrollo urbano, las zonas rurales han sufrido una recesión económica, con un desequilibrio poblacional que ha afectado la cultura local. Las diferencias de desarrollo entre las zonas urbanas y rurales se han vuelto cada vez más evidentes. Una de las razones fundamentales es la pérdida brusca de talentos. El flujo de la mano de obra hacia las ciudades ha causado un vacío en el campo, y el número de personas que han salido para formarse y regresan a trabajar en el campo es muy limitado.

Hoy en día, el Partido Comunista de China (PCCh) explora un nuevo camino para la construcción rural en la práctica, y propuso en el XIII Plan Quinquenal la formación de nuevos talentos en el campo, lo que ha abierto perspectivas alentadoras.

Los que han visto los cambios registrados en la aldea de Peizhai, en la ciudad de Huixian, provincia de Henan, no pueden imaginar su pobre fisonomía anterior. Situada en la frontera entre las provincias de Henan y Shanxi, al sudeste de las montañas Taihang, desde la antigüedad fue un lugar con malas condiciones naturales, y los aldeanos han vivido de generación en generación con mucha escasez. Incluso darse un baño era un lujo. En los primeros años del nuevo siglo, los habitantes de la aldea aún vivían en casas de adobe. La causa principal de la pobreza era la falta de agua, o mejor dicho, de una persona capaz de “cavar un buen pozo”.

En 2005, el campesino y empresario Pei Chunliang regresó a su pueblo natal para asumir el cargo de jefe del comité de la aldea. Con diez años de experiencia ha demostrado el papel clave de ese puesto en la administración de base en las zonas rurales. Bajo su dirección, la aldea de Peizhai ha experimentado cambios inimaginables en menos de 10 años. Se trata de un milagro creado por las organizaciones de base del PCCh.

Hoy, al revisar esta historia, nos damos cuenta de que todo se debe al talento y valor de Pei Chunliang, representante de la élite rural, y también a la sabiduría única del PCCh en cuanto al nombramiento del personal y la administración rural de base.

Edificio del Comercio Electrónico Transfronterizo, en Peizhai

Edificio del Comercio Electrónico Transfronterizo, en Peizhai

La historia de Pei Chunliang

Pei Chunliang nació en una familia pobre de dicha aldea, y su padre murió cuando era pequeño. Su funeral pudo realizarse gracias a la ayuda de los aldeanos. Esta experiencia, junto con las enseñanzas de su madre, le sembró una semilla de gratitud en el corazón. La reforma y apertura le ofrecieron a Pei Chunliang suficientes oportunidades: primero trabajó en una fábrica de ladrillos, y más tarde aprendió a reparar equipos electrodomésticos. También fue peluquero, dueño de un restaurante y de un estudio fotográfico. En la década de 1990 tuvo que irse a Beijing por negocios relacionados con el granito. Más tarde, estableció una fábrica de cemento en su pueblo natal. En 2006 creó el Grupo Chunjiang, que hoy cuenta con activos totales superiores a los 1000 millones de yuanes. Dos décadas de carrera empresarial le han permitido librarse de la pobreza y realizar el sueño de agradecer a sus paisanos.