Librería física en China en la era digital

Noticias 2018-12-25 17:35:58 CRI

El Internet proporciona al mundo muchas oportunidades comerciales, mientras tanto también presenta retos a algunos sectores, por ejemplo, la librería física, que en cierta medida se ha convertido en una biblioteca pues la mayoría de los lectores lee los libros allí, y los compra a través de librerías online. En China, las librerías físicas están buscando sus propios caminos de desarrollo.

La Librería Yufeng, ubicada en el distrito de Haidian de Beijing, es la primera librería de membresía femenina de China. Durante sus 7 años de gestión ha desarrollado una cadena de librerías. Sus 5 sucursales se distribuyen en la capital china y en Qingdao. Justamente dependen de la cuota de membresía, esta singular cadena de librerías sobrevive en la oleada del fracaso de las librerías físicas.

Otro ejemplo es la Librería One Way Street, que destaca por sus actividades como el salón cultural celebrado cada fin de semana. Ahora cuenta con dos tiendas en Beijing, la tercera se abrirá pronto gracias a una inversión recibida el año pasado. Además, dicha librería está ampliando sus negocios gracias a varias medidas, por ejemplo, publica sus propios libros, ofrece el café, la comida, y lanza productos innovadores.

El gobierno municipal de Beijing entrega 50 millones de yuanes (7,46 millones de dólares) en subsidios cada año para ayudar a las librerías físicas tradicionales a sobrevivir en las áreas del centro. La oficina de información del gobierno dijo que a partir del año anterior, el presupuesto anual se adecua para apoyar a 150 librerías físicas. De acuerdo con el plan de subsidios, cada uno de los 16 distritos en Beijing debería tener una gran librería para 2020, para cuando debería haber 200 librerías en las bulliciosas calles comerciales de la ciudad, áreas residenciales densamente pobladas y cerca de los principales sitios turísticos. Para mejorar los servicios culturales de la ciudad, el gobierno municipal ha alentado a las librerías a abrir las 24 horas y combinar las ventas de libros con actividades culturales como clubes de lectura y conferencias en cooperación con bibliotecas públicas. Zhang Su, subdirector de la administración municipal de publicación de prensa, radio, cine y televisión, dijo que tener librerías al alcance en las áreas del centro de la ciudad puede promover la lectura. El gobierno también anima a las librerías a desempeñar el papel de bibliotecas públicas.

La librería Xinhua de Wangfujing, una famosa calle comercial de la capital china, colabora con una biblioteca pública en el distrito de Dongcheng para permitir a los ciudadanos pedir prestados libros de la librería de forma gratuita. Los costos serán cubiertos por la biblioteca pública. Las librerías tradicionales están retrocediendo ante el avance de la lectura digital y las compras en línea. La mayoría tiene dificultades debido al impacto de las tiendas en línea que ofrecen grandes descuentos y libros electrónicos que están cada vez más disponibles a precios muy bajos. Según la oficina, además de los subsidios, el gobierno también reembolsará la inversión en la construcción de librerías del presupuesto del gobierno para la construcción de infraestructura urbana, y priorizará las librerías tradicionales en las compras gubernamentales y para realizar actividades culturales patrocinadas por el gobierno.

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura