El budismo tibetano en el Palacio Imperial

Étnias y religiones 2017-04-21 09:31:43 China Hoy

Pabellón Yuhua.

Pabellón Yuhua.

A pesar de que a algunas de las grandes pagodas budistas de porcelana y madera se les ha agregado una base antisísmica, los demás artículos en el pabellón son exhibidos en sus lugares originales. De hecho, son tantas las reliquias culturales expuestas que un simple descuido de algún visitante podría poner en peligro la exhibición, razón por la cual permanece cerrada al público. Sin embargo, para satisfacer la curiosidad de los visitantes, el Pabellón Yuhua será incluido en el tour digital del Palacio Imperial, presentado en forma de realidad virtual.

Estatua del bodhisattva Maitreya sentado.

Estatua del bodhisattva Maitreya sentado.

Posición histórica del budismo tibetano


El Palacio Imperial cuenta con una gran cantidad de reliquias culturales propias del budismo tibetano, dado que fue testigo de la etapa más próspera de dicha creencia.

En 1653, décimo año de reinado del emperador Shunzhi de la dinastía Qing, el soberano recibió al líder religioso del Tíbet, Dalai de V generación, para concederle el título oficial de Dalai Lama. Sesenta años después, en 1713, el emperador Kangxi confirió el título de Panchen Erdeni al Panchen de V generación, reconociendo así la posición política y religiosa tanto del Dalai como del Panchen en el Tíbet. Esta fue una etapa próspera para el budismo tibetano, que se vio reflejada en los numerosos lugares dedicados a dicha creencia en el Palacio Imperial de Beijing.

En el 45o año de reinado de Qianlong, el VI Panchen visitó el Palacio Imperial para festejar el 70° cumpleaños del emperador. Esta visita fue el clímax de las actividades imperiales del budismo tibetano, pero también marcó su epílogo. A partir de entonces, la decadencia del poder de la dinastía Qing afectó gradualmente la influencia de la religión en el imperio.

“Cuando el emperador se albergaba en la Ciudad Prohibida, cada mañana, después de levantarse, iba a la zona del Pabellón Zhongzheng para encender incienso en cada uno de los palacios”, relata Luo Wenhua. “Luego se dirigía al Palacio de la Pureza Celestial, donde solían discutirse los asuntos estatales, a desayunar. Es a partir de este orden habitual que se puede comprender la importancia de esta zona budista”.

Si uno sale del Pabellón Yuhua rumbo al norte, después de pasar la Puerta Zhaofu, llegará a una plaza ante el Pabellón Baohua. Es ahí donde se celebraban las actividades budistas de gran magnitud en la Ciudad Prohibida, e incluso todavía hoy se pueden encontrar muchos artículos de los otrora rituales. Al final de cada año, el emperador asistía a la ceremonia de “golpear al diablo”, un rito budista de corte imperial de máxima categoría para ahuyentar la mala suerte. Durante esta actividad, el emperador solía sentarse junto a líderes religiosos como el Gran Lama de Mongolia del Norte, el Maestro Nacional Changkya de Mongolia del Sur, el Dalai Lama o el Panchen del Tíbet, lo cual demuestra la eminente posición del budismo tibetano en la dinastía Qing.

Calendario

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura