Pasión por la medicina

Medicina 2017-05-31 15:51:18 China Hoy

Aunque elogiaron su trabajo como traductor, Eugenio sentía remordimiento. “Muchos términos eran desconocidos para mí, incluso algunos en chino, y otros ni podía explicarlos. Por ejemplo, para traducir ‘hematoma' empleé ‘hinchazón' y en el caso de ‘desbridamiento' usé ‘limpieza'”. La traducción fue comprensible, pero no en términos profesionales. “Al terminar me di cuenta de que los términos médicos constituían otro idioma. Son muy raros, a veces irrazonables. Entonces me surgió la idea de hacer algo en esa área por difícil que fuera. Mi máxima es: si quieres hacer algo, hazlo con sinceridad en beneficio del prójimo. Y así caí en el inmenso mar sin fondo de los términos y la literatura médica, del cual no he salido todavía. Estoy algo obsesionado por la medicina”, confiesa.

Cinco años en Argentina

En 1978 fue a trabajar a la Embajada de China en Argentina. La estadía en dicho país fue una gran oportunidad para que estudiara los términos médicos en su tiempo libre. “Argentina estaba y está muy desarrollada en medicina, sobre todo en cardiología, donde contaba con muchos especialistas mundialmente renombrados, como los doctores Domingo Liotta (en 1973 fue nombrado secretario de Salud Pública de la Nación), René Gerónimo Favaloro, entre muchos otros. Yo era bien conocido entre los médicos del Hospital Italiano, el mayor de Buenos Aires, y tuve contactos con los doctores, y aprovechaba esas ocasiones para resolver mis dudas. Los médicos del hospital me pusieron el sobrenombre de ‘semidoctor'”, rememora.

Eugenio agradece especialmente al doctor Liotta: “No sé cómo supo que dedicaba mi tiempo libre a recopilar términos médicos. Después de entrevistarme me regaló el Diccionario Enciclopédico de Ciencias Médicas. ¡Qué sorpresa! ¡Qué alegría! Hasta ahora sigo usando este valioso diccionario”.

Durante 23 años el doctor Liotta ha sabido honrar la palabra empeñada la noche del 8 de noviembre de 1973 ante el premier Chou Enlai y su Consejo de que Argentina contribuiría con todas sus fuerzas al mejoramiento de la ciencia cardiovascular en la República Popular China.

Los doctores chinos Sun Yanqing (孙衍庆) y Li Tianyou (李天佑) y la doctora Gu Fusheng(顾复生), hoy célebres cardiólogos de China, que trabajaban en el Hospital de la Amistad de Beijing y que fueron en 1979 a Buenos Aires para mejorar sus conocimientos en el Hospital Italiano, coincidieron con Eugenio en esa maravillosa ciudad. “Disfrutamos de la generosa ayuda de los doctores Liotta y Favaloro. Vivíamos juntos en el mismo piso de un edificio cercano a la embajada. Charlábamos sobre medicina casi todas las noches antes de dormir. El doctor Sun, después de regresar al país, me envió un diccionario chino-inglés de medicina, el mejor por aquel entonces en China”, evoca Eugenio.

Pasión por la medicina

Junto a sus compañeros de trabajo en el Instituto de Suelos de Cuba en los años sesenta del siglo pasado. Foro cortesía de Qiu Xinnian


Un diccionario único en el mundo

Durante cinco años en Argentina recogió 33.000 vocablos médicos que formaron parte del Glosario de Medicina Español-Chino, publicado en 1986. “Además, leí la mayoría de los documentos sobre José de San Martín facilitados por el Instituto Nacional Sanmartiniano y publiqué un libro titulado Biografía de San Martín en chino, por lo que me hicieron miembro honorario de dicho instituto. También publiqué Leyendas de América Latina y escribí varios artículos sobre Argentina”, resume el reconocido ex diplomático chino.

Entre 1988 y 1991, aunque continuó trabajando en Perú, siguió estudiando los términos médicos, labor que culminó con la publicación en 2009 del Diccionario de Medicina Español-Chino y el Diccionario de Medicina Chino-Español con 65.000 vocablos cada uno. “¿Por qué decidí publicarlos por mi cuenta? Antes las editoriales se fijaban principalmente en la necesidad social para determinar qué publicar, pero ahora se concentran en sus ganancias”. Se trata de una obra única en el mundo y de enorme trascendencia para el futuro de los vínculos de China con los países hispanohablantes en el área médica. “Un diccionario es una obra inacabada. Los míos están en la fase inicial. Se puede hacer mucho para enriquecer el contenido, sobre todo en cuanto a la nomenclatura de fármacos y de la medicina tradicional china”, dice mientras se acomoda el pelo que con los años se le ha ido poniendo blanco.

Eugenio tiene mucho que decir al mundo sobre los beneficios de la medicina tradicional china. Compartir sus conocimientos y continuar escribiendo son parte de sus labores cotidianas. Una pasión de la que debemos aprender.

(Fei)

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura