Salpicaduras de remos y luz de linternas en el río Qinhuai (Zhu Ziqing)

Literatura 2018-09-28 17:29:37

En una tarde de agosto de 1923, Pingbo y yo fuimos juntos a hacer un tour por el río Qinhuai. Fue la primera visita de Pingbo y la segunda para mí. Contratamos un “siete tablas” y subimos a bordo cuando el sol se había puesto y la brillante luna recién estaba emergiendo. Al momento en que los remos hicieron salpicar el agua, comenzamos a probar la atmósfera del río Qinhuai perfumado con su historia color rosa.

Salpicaduras de remos y luz de linternas en el río Qinhuai (Zhu Ziqing)

Los barcos en Qinhuai son mejores que los del Jardín Wansheng, el Palacio de Verano de Beijing y el Lago Oeste de la Ciudad Hangzhou. Las embarcaciones en esos lugares son torpes o toscas y estrechas, menos atractivas que las de los Qinhuai, que se clasifican aproximadamente en dos categorías: grandes y pequeñas, esta última también conocida como "siete tablas". Un gran bote tiene una espaciosa cabaña para veinte o treinta personas, decorada con pergaminos de pintura y caligrafía y amueblada en caoba brillante. Las mesas están cubiertas con placas de mármol frío. Las ventanas de celosía están exquisitamente talladas para crear una atmósfera confortable, y los vidrios de las ventanas están hechos de vidrio rojo y azul con delicados diseños, también agradables a la vista. El "siete tablas" es más pequeño, pero la barandilla azul claro y la cabina espaciosa también son bastante atractivas. Lo más extraordinario es su cubierta de proa, que es parte de la proa bajo un dosel arqueado apoyado en unos pocos rieles. Por lo general, hay un par de tumbonas de mimbre donde uno puede reclinarse y conversar, disfrutar de la vista distante o mirar las casas a ambos lados del río. También hay tales instalaciones en los grandes barcos, pero las de los pequeños se ven mucho mejor. Hay linternas colgando de las marquesinas en el frente. Como el número y el brillo de las linternas y la forma y el color de las borlas pueden diferir de una a otra, en todo caso son linternas muy coloridas y atractivas. Cuando cae la noche y las linternas de todos los botes están encendidas, la luz suave y amarilla que atraviesa dos capas de vidrio arroja un gran halo de bruma y arroja brillantes rayas sobre el tenue y ondulante agua. Al escuchar el chapoteo intermitente y pausado de los remos en medio de la fina aura de la neblina y las ondulaciones brillantes, ¿cómo no caer seducido ante un sueño entrañable? El problema era, me temo, que había demasiados sueños y que todos los barcos, grandes y pequeños, no eran suficientes para transportarlos.

Hablamos casualmente de las anécdotas amorosas sobre el río Qinhuai a finales de la dinastía Ming, como las descritas en el abanico de la flor del melocotonero y Notas de Banqiao, tan cautivados por el romance que casi pudimos ver esos antiguos barcos flotando sobre las olas, su luz de linterna brillando sobre el agua. Parecía entonces que nuestro bote estaba cargado de historia, y de repente nos dimos cuenta de que en realidad era la sombra de la historia lo que hacía que los barcos en el Qinhuai fueran más fascinantes que los de otros lugares.

El agua del río Qinhuai parecía verde oscura pero no grasosa. ¿Podría ser que se mezcló con el oro y el rojo de las Seis Dinastías? Cuando subimos a bordo, solo anochecía, y las ondas se veían tan suaves que sentimos el vasto espacio entre el cielo y la tierra e imaginamos la vida lujosa y disipada de aquellos días. Cuando las linternas estaban encendidas, el cielo parecía más oscuro, y el agua oscura parecía extraída de un sueño, las ocasionalmente brillantes ondas de los ojos del sueño. Nos sentamos en la cubierta de proa; debido al efecto visionario del toldo muy arqueado, parecía que nuestro bote avanzaba con su proa hacia arriba y estábamos controlando el viento y elevándonos hacia los cielos. Los barcos que descansaban tranquilamente anclados aquí y allá y las figuras que se movían parecían estar muy lejos en un mundo inferior, y la vista borrosa también parecía observar las flores a través de la niebla. Luego pasamos el puente de Lishe, y pudimos ver emerger la Puerta del Este. De vez en cuando, a lo largo del camino, escuchábamos canciones, algunas llegaban a nuestros oídos desde los burdeles a lo largo de las orillas y las otras desde botes en el río. Sabíamos con certeza que las letras eran palabras trilladas producidas mecánicamente por gargantas secas, pero cuando fueron transportadas a nuestros oídos por la brisa de mediados de verano sobre las ondas, ya no fueron cantadas por las chicas, ya que el canto se mezclaba con el susurro de la brisa y el agua. Nos sentimos forzados, provocados y bastante conmovidos por las canciones. Poco después de hacer un giro en la Puerta del Este, llegamos al Puente Dazhong. Los tres amplios arcos del puente parecían tres grandes puertas, y nos sentimos muy insignificantes al pasar nuestro bote por allí. Los ladrillos del puente eran de color marrón oscuro, un signo de su larga historia; el puente estaba intacto, lo que despertó nuestra admiración por las maravillas de la arquitectura antigua. El puente estaba bordeado por dos hileras de casas de madera, y supuse que debía haber una calle entre ellas. Las casas parecían en mal estado, ennegrecidas por el humo de los años pasados, y habían perdido su belleza original. Se podía imaginar que en el apogeo del río Qinhuai, las casas especialmente construidas en un magnífico puente debieron de estar espléndidamente pintadas e iluminadas de noche, pero ahora solo había una extensión de oscuridad. Sin embargo, las casas emplazadas en el puente, después de todo, nos permitieron visualizar en cierta medida la prosperidad pasada del lugar, y esto fue mejor que nada para nuestra curiosidad. Tras franquear el puente Dazhong, llegamos a la sección del río iluminada por la luz de la luna y las linternas, vibrando con canciones y música toda la noche. Esta era, por fin, la verdadera cara del río Qinhuai.

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura