El Templo de la Tierra y yo (IV)

Literatura 2018-09-28 16:09:38

Estaba un poco preocupado, preocupado de que tuviera que estar ocupada en la cocina; tal vez las escenas que ella crearía en la cocina también serían hermosas, pero no como "Für Elise". Entonces, ¿a qué melodía serían análogas? Había otra persona, él era mi amigo: era un corredor de larga distancia muy talentoso, pero había sido descuidado. Debido a que había sido descuidado en su charla durante la Revolución Cultural, había pasado unos años en la cárcel. Después de quedar en libertad, con gran dificultad encontrótrabajo tirando de un carro. En el trabajo, no era tratado como igual en ningún aspecto. El entrenamiento para carreras de larga distancia fue la forma de lidiar con su depresión. En aquel entonces, siempre venía al parque a correr, y lo cronometraba con mi reloj. Cada vez que terminaba una vuelta, me hacía señas y yo anotaba el tiempo. Cada vez, corría veinte vueltas, unos veinte mil metros. Esperaba que su éxito en la carrera de maratón lo llevara a una verdadera liberación de los problemas políticos: pensaba que los lentes y las palabras de los reporteros podrían ayudarlo a lograr el objetivo. El primer año, se colocó en el décimo quinto lugar en el Festival de Primavera de la carrera de la ciudad: se vieron fotos de los primeros diez en la vitrina de los periódicos en la calle Chang-an, por lo que se tenía algo de confianza. Al año siguiente, llegó en cuarto lugar, pero solo las fotos de los que ocuparon el podio se colgaron en la vitrina. Él no se dio por vencido. El tercer año, fue séptimo; las fotos de los primeros seis fueron colgadas, y él estaba un poco molesto consigo mismo. El cuarto año, quedó tercero; pero solo la foto del ganador del primer lugar se colgó. El quinto año, salió primero y se desesperó porque la vitrina mostraba solo una foto de la multitud mirando el espectáculo. En aquellos años, los dos solíamos quedarnos en este parque hasta el anochecer, maldiciendo tanto como nos gustaba, y cuando terminábamos de maldecir, nos íbamos silenciosamente a casa. Cuando nos separábamos, cada uno amonestaba al otro nuevamente: “Inténtalo un poco más, no te rindas ante la vida por el momento”. Él no corre más, es ya demasiado viejo y no puede correr tan rápido. La última vez que participó en la carrera de ronda de la ciudad, incluso a la edad de treinta y ocho años, volvió a ser el primero y también batió el récord. Un entrenador le dijo: "Desearía haberte descubierto hace diez años". Forzó una sonrisa y no dijo nada. Al atardecer, llegó al parque de nuevo, y con calma me contó sobre esto. Han pasado bastantes años desde la última vez que lo vi. Él, su esposa e hijo ahora viven lejos de aquí.

Ahora, estas personas ya no vienen al parque. Es casi un contingente completamente nuevo. De los veteranos de hace quince años, ahora quedamos solo la pareja de ancianos y yo. Por un tiempo, uno de los dos tampoco vía: al atardecer, solo el hombre llegaba para caminar. Su ritmo había disminuido mucho. Estuve preocupado por mucho tiempo, temeroso de que algo le hubiera sucedido a la mujer. Afortunadamente, después de que pasara el invierno, la mujer volvió y los dos siguieron caminando en el sentido contrario a las agujas del reloj a través del parque: una larga sombra y otra corta, como las manecillas de un reloj. La mujer ahora tenía muchas más canas, pero, como antes, entrelazaba su brazo al de su marido mientras caminaba, como si fuera una niña. "Entrelazaba" no es la palabra correcta. Quizás deberíamos decir "apoyaba". No sé si hay una palabra que combine estos dos significados.

Shi Tiesheng (1951-2010), escritor chino quien nació en Pekín, se hizo conocido en el país sobre todo por su obra El Templo de la Tierra y Yo, considerada uno de los mejores ensayos del siglo XX en idioma chino. La mayor parte de su vida sufrió de enfermedad y quedó en silla de ruedas, por esta razón escribió varias obras sobre pensamientos de la vida. Shi recibió un buen número de galardones en reconocimiento a su obra, entre ellos el Premio Literario Lu Xun, uno de los más prestigiosos en las letras del país asiático.


Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura