Li Ji mató el demonio

Historia 2017-05-31 16:03:18 China Hoy

Li Ji mató el demonio

Texto e ilustraciones: Yang Yongqing

Durante la dinastía Song ocurrió un fenómeno extraño en una aldea de Fujian: los niños que iban a cortar leña en la montaña desaparecían. Ello provocó tanto miedo en la gente que nadie se atrevía a entrar en la montaña.

Lo que pasaba es que había aparecido en la montaña una gran serpiente, quien salía frecuentemente de su cueva para herir a la gente.

Una bruja aprovechó la circunstancia para difundir el rumor de que la gran serpiente era, en realidad, un demonio que exigía cada año casarse con una virgen de 12 o 13 años de edad. De lo contrario, comería a todos los niños de la aldea.

Li Ji mató el demonio

Al escuchar las palabras de la bruja, la autoridad local ordenó a los aldeanos que enviasen cada mes de agosto a una niña a la cueva de la gran serpiente.

Los ricos no querían entregar a sus propias hijas, así que sobornaban al funcionario para que las sustituyera con niñas de las familias pobres. Como no tenían dinero, estas familias no podían hacer nada sino ver cómo las de su propia sangre se dirigían a morir.

La bruja y la autoridad local se confabularon. Cuando llegaba el día de “la boda de la serpiente”, la bruja presidía la ceremonia de “despedida de los parientes”, con la que estafaba y sacaba dinero a los aldeanos. Cuando terminaba el acto, dejaba a la “recién casada” en la cueva para que fuera devorada por la serpiente.

Transcurrieron así uno y otro año, y nueve niñas habían ya muerto. Tan tristes se sentían los aldeanos que no tenían ganas siquiera de trabajar. Muchos se vieron forzados a huir del lugar. Pero la bruja y la autoridad local seguían enriqueciéndose.

Li Ji mató el demonio

Volvió a llegar el mes de agosto y esta vez le tocó al campesino Li Dan entregar a su hija. Tenía seis. La menor se llamaba Li Ji y había cumplido apenas los 12 años.

Como Li Ji era muy inteligente y lista, sus padres la amaban mucho. Les daría mucha pena entregarla y dejarla morir. Como no tenían dinero para comprar la vida de Li Ji, toda la familia se puso a llorar.

Pero Li Ji les dijo: “Papá, mamá y queridas hermanas, dejen de estar tan tristes. Yo quiero ir a la cueva de la serpiente”.

Li Ji les pidió un favor a sus padres. Para aquel día de despedida debían preparar como su dote una cesta de tortillas untadas de miel, tres perros fuertes y una espada. Li Dan hizo todo lo que le pidió su hija.

Llegó el día señalado. Los familiares de Li Ji y sus vecinos llegaron muy tristes a despedirse de ella. Pero Li Ji no estaba preocupada ni sentía miedo. Al parecer, tenía ya una idea en la mente.

Después de la ceremonia de “despedida de los parientes”, Li Ji y los tres perros se quedaron solos en la cueva de la gran serpiente. El sol estaba a punto de ponerse. Li Ji volcó al suelo todas las tortillas de la cesta y llamó a los tres perros a su lado.

Calendario

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura