Por una vida minimalista

Costumbres 2016-09-18 15:06:15 China Hoy

Por GONG HAN

Ser y tener, he ahí el dilema. En el celular inteligente tiene cerca de cien aplicaciones, aunque frecuentemente solo usa unas 10. Disfruta de comprar en línea aprovechando los descuentos, aunque eso signifique convertir su casa en una bodega con un montón de artículos de uso diario, como papeles higiénicos y champú suficientes para medio año. Adquiere mucha ropa, aunque el número de vestidos que realmente usa pueden ser contados con los dedos de las manos. Tiene tantos libros que no encuentra lugar donde ponerlos y, la verdad, es que la mayoría de ellos son para “leerlos después”… ¿le suena conocido? Pues claro, porque estos fenómenos propios de la vida moderna no solo existen en China. En una sociedad consumidora, la gran abundancia de recursos ha sobrepasado excesivamente la demanda real. Conscientes de esta situación, unos jóvenes chinos están desafiando esta realidad y exhortan a vivir un modo de vida sencillo: donde se priorice lo esencial y no lo superfluo.

El primer paso que dan muchos miembros de este grupo cuando quieren aplicar este modo de vida es

cambiarse de casa.

El primer paso que dan muchos miembros de este grupo cuando quieren aplicar este modo de vida es cambiarse de casa.

Primer paso: liquidar tus cosas

En el grupo “la vida minimalista” del sitio web Douban, fundado el 26 de enero de 2012, se reúnen más de 30.000 miembros cuyo eslogan es: “El modo de vida minimalista no es una práctica ascética, sino un modo más personalizado, económico, verde y relajante”.

La idea se le ocurrió a “Rexue” (que significa “sangre caliente”), miembro de dicho grupo, cuando se estaba cambiando de casa hace dos años. Cuando sacó todas las cosas para trasladarlas a su nueva vivienda y las puso sobre el suelo, ella descubrió con sorpresa que “un 80 % no servía para nada”, así que decidió tirar dos terceras partes a la basura.

En los dos años posteriores, Rexue no compró pequeños electrodomésticos ni mesas o sillas. Ahora está consciente de que no necesita tantos artículos y, de hecho, la calidad de vida mejora “cuando nos quitamos ese peso”.

Helen, otra miembro del grupo, nos demuestra sus “frutos”: se ha desecho de 30 kilos de artículos, incluyendo dos subwoofers de televisor y un par de cajas de sonido, una tostadora que dejó de usar durante un año, una sartén eléctrica para hacer tortas que no había usado durante medio año, perchas, etc.; tiró todos los documentos, menos los importantes como carnés y contratos; y no va a solicitar nuevas tarjetas bancarias. Cuando tiene ganas de comprar algo nuevo, piensa dos veces si lo necesita verdaderamente. Además, evita el amontonamiento y el desperdicio de comida. “Poseerlos prudentemente, usarlos debidamente y tirarlos oportunamente”, resume la filosofía de Helen.

Un consejo básico para llevar una vida minimalista es preguntarse siempre antes de hacer una compra: ¿lo necesito verdaderamente?, ¿hay algo sustituible?, ¿puedo prestarlos o alquilarlos?, ¿si decido adquirirlo soy capaz de pagarlo? Una vez que lo compre, la persona debe usarlo repetidamente para devengar la compra.

Noticias:
Reportajes Politica Internacional Economía Cultura Sociedad Deportes
Economía:
Reportaje y análisis Noticias Made in China Negocio en China Oportunidades Informaciones
Cultura:
Historia Filosofía Étnias y religiones Lengua Costumbres Cocina Artes Plásticas Artesanías Arquitectura Vestimenta Música Óperas Danzas Juegos y Deportes Literatura Arqueología Ciencia y tecnología Medicina
Fotogalería:
Paisaje Cultura Sociedad
Vídeos:
Entrevistas Reportajes Viaje en China Intercambios culturales
Servicios:
Para Viajar Para negociar Para estudiar Informaciones generales
China en Chino:
Para aprender chino Diálogo Cantando en chino Del cine chino Paladar Chino Puro chino Hola China Ming y Laura